miércoles, 26 de enero de 2011

¿SON SÓLO CAJAS?

Para los niños de dos años, un montón de cajas se convierte en:
-curiosidad, descubrimiento, sorpresa...
-movimiento o indiferencia...
-un escondite, una cuna, un túnel, una casa...
-un obstáculo más fácil de subir que de bajar...
-ayuda...
-imitación, expresión...
En definitiva, un juego colectivo con un recurso sencillo, barato, estimulante y divertido.